Ana María: “No quieren que uno salga, pero si no salgo a vender no como, no tengo pensión ni ayuda de nadie”

Ana María: “Escuche el discurso y aunque quisiera cumplir la medida, que puedo hacer, si no tengo ayuda, solo tengo dos opciones, morir en la casa de hambre, o salir arriesgar para mi bocado”

Ana María Reymundo, de 88 años, viaja desde San Pedro Perulapán, departamento de Cuscatlán, para vender cestas de plástico en la capital.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: